Bailando al ritmo del pulso femenino

9 Diciembre 2013 - Tantra

Mujeres y Percusión

El viernes 6 de diciembre, dentro del tercer encuentro “Tantra al caer la noche“, hicimos un pequeño homenaje al trabajo de Layne Redmond, un ritual donde las mujeres tocaron intuitivamente los tambores y los hombres se entregaron a su pulso a pura danza. ¡Gracias a todos los que se sumaron a este juego!

Aqui un capítulo del libro que nos inspiró, “Cuando las mujeres eran las percusionistas”.

Sacerdotisas de los sonidos sagrados

Las diosas y los que llevaban a cabo sus rituales sagrados eran mujeres. Esos antiguos rituales se basaban en la tierra. La tierra era venerada como la Gran Madre. Porque la nueva vida surge del cuerpo de las mujeres como surge de la tierra, y las mujeres eran celebradas como la encarnación de lo divino. Los seres humanos no estaban separados de su entorno. Ellos se veían a sí mismos como la tierra misma en forma de humanos. Cuidando la tierra, cuidaban de sí mismos. Los ritos de las mujeres conservaban el carácter sagrado de esta conexión escencial.

La música rítmica parece haber sido particularmente importante en los ritos relacionados con las antiguas diosas. En las culturas más antiguas, el ritmo fue venerado como la fuerza estructural de la vida a tal punto que el historiador William H. McNeill sostiene que “aprender a moverse, dar voz (rítmicamente), y el fortalecimiento de los vínculos afectivos vinculados con de este tipo de comportamiento, eran requisitos fundamentales para el surgimiento de la humanidad”.

Los seres humanos, las plantas y los animales evolucionaron en una ola rítmica. Los ciclos diarios del sol iniciaron los ritmos primarios de la actividad y el descanso. Sus ciclos estacionales rigen el crecimiento y putrefacción. Las comunidades sobrevivieron mediante la comprensión de los ritmos naturales de su entorno. La necesidad de predecir patrones cíclicos del flujo y reflujo de las mareas, el crecimiento y la maduración de las plantas, los patrones de migración y reproducción de los animales y aves, dio origen a los sistemas de medición del tiempo. De hecho, hay evidencia de que los primeros calendarios fueron fabricados por mujeres. La visible relación entre los ciclos menstruales y lunares hicieron a las mujeres sensibles a su íntima conexión con el mundo natural.

Ensambles femeninos de músicos, cantantes y bailarinas aparecen en algunas de las primeras representaciones de rituales religiosos. El tambor de mano (frame drum) era el centro musical y psíquico de estos rituales. Uno de los más antiguos instrumentos de rituales sagrados conocidos, que aparecen por primera vez pintados en una pared del santuario en la antigua Anatolia (actual Turquía) de hace seis mil años antes de Cristo. Esto se menciona en los textos encontrados en las más antiguas escrituras de Verano en el Valle del Río Tigris y el Éufrates. Desde Egipto hasta el Valle del Río Indus, de Chipre y Creta a Grecia y Roma, las sacerdotisas y otras mujeres utilizaban el tambor de mano para celebrar a sus diosas como la energía rítmica e infinita de la vida.

Los tambores sagrados probablemente comenzaron como un eco del pulso humano. El ritmo de la sangre de nuestra madre fue nuestra primera experiencia continua mientras crecíamos en el útero. Nuestro ser físico se formó en respuesta a los ritmos de su cuerpo. Ninguna otra sensación es tan básica. El ritmo de los tambores de mano de las sacerdotisas recrea este proceso de creación, vinculando al individuo con los ritmos de la comunidad, el medio ambiente y el cosmos.

Como el trabajo de McNeill demuestra, sin embargo, la sincronización del ritmo de los movimientos humanos que él llama “mantenernos juntos en el tiempo” es un arma de doble filo. Tiene un tremendo poder y en la historia de la humanidad se ha utilizado de dos formas: para la transformación espiritual y para la guerra. El impulso de los tambores de la diosa, era una herramienta espiritual enfocada a prácticas beneficiosas y pacíficas. En manos de los invasores guerreros que buscan la dominación, se convirtió en una herramienta eficaz para la oscura organización militar.

Layne Redmond, When the drummers were women

Leer El hombre que no responde al tambor y a su ritmo no tiene corazón de Osho.

Publicado por

Publicado el 09 Diciembre 2013 | Ver sus artículos | +Moksh

Dejá tu comentario

Su email no será publicado. Campos requeridos *

768 a 983
480 a 767
479