Hipnosis y Meditación

2 Noviembre 2015 - Meditación, Textos de Osho

hipnosis meditacion

Hay algo hipnótico en la palabra “hipnosis”. Despierta curiosidad, temor, atracción. ¿Qué es en realidad, y cuál es el origen de esta palabra?

El concepto de hipnosis se atribuye a un curandero carismático del siglo 18 llamado Franz Anton Mesmer. El término se refiere a Hypnos, el dios griego del sueño, porque la mayor parte del mesmerismo de aquella época incluía el que se produjese a menudo una condición de sueño aparente.

A pesar de todas las controversias que han rodeado la hipnosis, la mayoría de facultativos de ahora están de acuerdo en que es una técnica terapéutica poderosa, efectiva para curar un amplio espectro de manifestaciones que incluyen el dolor, la ansiedad y desórdenes emocionales. La hipnosis puede también ayudar a que las personas cambien sus hábitos y patrones auto-destructivos.

Curiosamente, se ha explorado muy poco en la utilización de esta herramienta poderosa en el campo de la meditación. Este mes presentamos extractos de diversas charlas de Osho sobre su utilización para profundizar en nuestra relajación y meditación.


“El secreto de la hipnosis está en que te lleva al inconsciente, y entonces tú puedes poner la semilla de lo que sea en el inconsciente y eso crecerá, florecerá. El florecimiento se producirá en el consciente, pero las raíces permanecerán en el inconsciente. En lo que a mi respecta, la hipnosis va a ser una de las partes más significativas de la escuela del misterio. Un método tan simple, que sólo demanda un poco de confianza, un poco de inocencia, puede traer cambios milagrosos a tu vida, y no sólo en cosas ordinarias. Poco a poco puede convertirse en el camino de tu meditación.Tú meditas pero no aciertas. No aciertas con la observación; te pierdes en los pensamientos, olvidas observar. Lo recuerdas posteriormente: ‘Iba a observar pero estoy pensando’. La hipnosis te puede ayudar; puede hacer que el observador y los pensamientos se separen. Para el crecimiento espiritual, no creo que haya algo más importante que la hipnosis”.

Osho, Beyond Psychology, charla #44


¿Hipnosis para la meditación? Nunca lo había escuchado. ¿Cómo puede un trance hipnótico llevarlo a uno a la conciencia?

“Entonces, ¿cuál es la relación entre meditación e hipnosis? Únicamente esta: La hipnosis se requiere para extraer las falsas espinas atrapadas en tu cuerpo. Un ejemplo de hipnosis se da cuando te digo que sientas que el cuerpo se está relajando. Esto es hipnosis. En realidad tú mismo has asumido que el cuerpo no se puede relajar. A fin de anular esta suposición, se requiere de la hipnosis; de otra manera no. Si no fuera por tu falsa suposición, al sentir simplemente por una vez que el cuerpo está relajado, este se relajará. Las sugestiones que te doy no son realmente para relajar tu cuerpo, sino para acabar con tu creencia de que el cuerpo no se puede relajar nunca. Esto no se puede hacer sin crear en ti una creencia opuesta de que el cuerpo se está relajando. Tu falso concepto será neutralizado por este concepto falso, y cuando tu cuerpo se relaje, sabrás que está relajado. La relajación es una cualidad muy natural del cuerpo, pero os habéis llenado vosotros mismos con tanta tensión que ahora tenéis que hacer algo para liberarla. Esto en lo que se refiere a la hipnosis. Cuando empiezas a sentir que tu cuerpo se está relajando, que la respiración se está relajando, que la mente se calma, esto es hipnosis. Pero sólo hasta este punto. Lo que sigue después es meditación; hasta este punto no hay meditación. La meditación empieza después de esto, cuando estás en un estado de consciencia. Cuando te haces consciente desde dentro, cuando empiezas a ser testigo de que el cuerpo está relajado, de que la respiración está relajada, de que los pensamientos, o bien han cesado o todavía se están moviendo, cuando empiezas a observar, sólo a observar; esta observación, este estado de contemplación es meditación. Todo lo que le precede es sólo hipnosis. Por tanto hipnosis significa sueño cultivado. Cuando no estamos somnolientos, inducimos el sueño; hacemos un esfuerzo, invitamos al sueño. El sueño también puede ser invitado si nos preparamos para ello y pasamos a un estado de abandono. Pero meditación e hipnosis no son una y la misma cosa. Entiende esto, por favor. Cuando te estás sintiendo de acuerdo con mis sugestiones, eso es hipnosis. Una vez sientes que mis sugestiones se detienen y empieza la consciencia, ese es el comienzo de la meditación. La meditación empieza con el advenimiento del estado de contemplación”.

Osho, And Now And Here, charla #4


¿Cómo funciona esto y, hay además personas que no pueden ser hipnotizadas?

“Primero, el idiota no puede ser hipnotizado. Segundo, la persona que siempre desconfía de todo, que tiene una desconfianza inveterada no puede ser hipnotizada. Su desconfianza no le permitirá acudir al hipnotizador. En tercer lugar, las personas que piensan que son intelectuales, que están llenas de conocimiento prestado pero no tienen una inteligencia propia no pueden ser hipnotizadas porque tienen la idea de que los intelectuales no pueden ser hipnotizados, y ellos son intelectuales. En conclusión y básicamente, una persona que no puede confiar no puede ser hipnotizada. Se necesita una confianza total, porque vas a ir a la oscuridad, a lo desconocido, y tú no sabes cuáles son las intenciones de la persona, y no sabes que te puede hacer mientras estás en hipnosis”.

Osho, Beyond Psychology, charla #44


¿Existe una memoria de vidas pasadas que está más allá de la mente? ¿Reflejan nuestros sueños esas memorias? Esto suena como una forma fácil y fascinante de explorar vidas pasadas.

“No hay recuerdos que no sean de la mente, pero tú no conoces la totalidad de la mente. Cuando estás tratando de recordar, sólo estás usando la mente consciente, y la mente consciente sólo puede llegar hasta la edad de cuatro años. Pero debajo de la consciente, está la mente inconsciente. Algunas veces, en tus sueños vas más profundamente de lo que la mente consciente te puede llevar jamás. Muchos de tus sueños son memorias de tus vidas pasadas, pero tú no tienes manera de reconocer que pertenecen a una vida pasada. Hay por tanto un método especial que es parecido a la hipnosis. Lo puede hacer alguien más para ti, lo cual es más simple porque te puedes relajar completamente y esa persona te puede llevar con más profundidad a la vida pasada. En hipnosis, o en términos del budismo o del jainismo, porque ellos descubrieron el método inicialmente, se le llama jati-smaran: recordar las vidas pasadas. En hipnosis tú no escuchas a nadie más excepto a la persona que te ha hipnotizado. Ella te puede hablar, tú le puedes responder, aunque tú seguirás profundamente dormido, no accederás a la mente consciente. Así que sólo en hipnosis puede haber comunicación con tu inconsciente, se le pueden hacer preguntas. Esto se puede repetir una y otra vez, y si los mismos hechos surgen sin excepción, si aparece la misma memoria, si aparece la misma historia, entonces con seguridad no es imaginación. Mediante la hipnosis la otra persona puede llegar a ti, pero no a través de tu mente consciente, porque en todo lo que hace la mente consciente hay un esfuerzo y tensión, y eso impide que aflore la mente inconsciente. La mente consciente tiene que estar completamente relajada para que aflore la mente inconsciente. En la hipnosis es mejor empezar con alguien más. Es un método tan simple que cualquiera lo puede hacer; no hace falta ser un experto. Te hablaré del método, de cómo ayudarse unos a otros”.

Osho, Beyond Psychology, charla #34

Fuente: Osho.com

Publicado por

Publicado el 02 Noviembre 2015 | Ver sus artículos | +Osho Akeed

Dejá tu comentario

Su email no será publicado. Campos requeridos *

768 a 983
480 a 767
479